Envío gratuito a partir de 80€

Ejercicio

post_11-1280x800.jpg
29 marzo, 2017

Nela

Nuestro cuerpo es una maquina perfecta que funciona bien, si lo tratamos bien. No olvidemos que sólo tenemos uno y en donde queremos vivir de la mejor forma posible y el mayor tiempo que nos permita.

Pero, cierta industria alimentaria se empeña en tentarnos a todas horas, a un coste muy barato y con grandes cantidades de alimentos que no ayudan al buen funcionamiento de nuestro cuerpo y nos hace engordar. Tenemos a fácil alcance (literalmente en los mejores estantes de los supermercados) alimentos procesados, donde se ha añadido de forma excesiva, sal, grasa y azucares; llenos de calorías vacías que lo último que hacen es nutrirnos.

Os resumimos aquí los hábitos más importantes que tenéis que adquirir y cuidar, si no queréis pasaros la vida a dieta:

  1. NO SALTARSE una comida: debemos comer cada 3 horas más o menos, aunque no tengas hambre. 3 comidas principales, desayuno, comida y cena y 2 más ligeras entre estas comidas. Si dejas más tiempo, el cuerpo sufre y lejos de quemar grasa para obtener energía, corres el riesgo de que utilice la masa muscular. Acostumbraras a tu cuerpo y estará tranquilo sabiendo que en 3 horas le vuelves a dar energía, y mantendrás los niveles de glucosa más estables a lo largo del día.
  1. Busca TIEMPO para cocinar y para comer. Vuelve a la cocina de “la abuela” evitando los alimentos procesados llenos de carbohidratos refinados. Sé consciente de lo que comes y disfruta haciéndolo. Nada de comer de pie y a toda prisa, mastica y dale a tu cuerpo ese tiempo que necesita para nutrirse.
  1. BEBER, mayoritariamente AGUA. Somos agua y la necesitamos para eliminar toxinas. Suprime el apetito y ayuda a metabolizar las grasas. Nos hidrata y lubrica nuestro aparato digestivo.
  1. DUERME, de 7 a 8 horas para favorecer el buen funcionamiento metabólico. Se ha demostrado que no dormir hace que queramos tomar carbohidratos refinados y procesados porque rápidamente se convierten en glucosa y provocan una liberación de una hormona, la Dopamina. Con esto, aumentamos nuestro sistema de recompensa si hemos dormido poco. Dormir durante toda la noche hace que se pierda más cantidad de grasa. Cuando se restringe el sueño, aumentan los niveles de Ghrelina, una hormona que estimula el hambre y reduce el gasto energético, además de “promover la retención de grasas”.
  1. Realizar EJERCICIO regularmente, preferiblemente de fuerza-resistencia. Con esto conseguimos activar el metabolismo y ganar masa muscular. El mejor ejercicio es el que realices con carga de peso, bien de auto-carga con el propio cuerpo (sentadillas, fondos, abdominales etc.) ó bien con resistencia de pesas o cintas. Al trabajar de forma intensa, cuando termines, tu organismo sigue “acelerado” y continúa quemando grasas.
  1. MODERA LA CANTIDAD de lo que comes. Analiza qué actividad tienes y qué necesita realmente tu cuerpo. Huye de las comidas copiosas o las súper raciones. No necesitamos comer tanto y evita comer con los ojos. ¡Mide tus raciones!
  1. Buena ACTITUD y pensamientos POSITIVOS. Controla las emociones, no las escondas o las guardes, aprende a gestionarlas para que no te jueguen una mala pasada que te lleven a la nevera por un hambre emocional no real.

Instagram

Contacto

X

¡Enhorabuena!

ha elegido a KilosOut como Método Nutricional más saludable. Estamos encantados de recibir este galardón que entrega el suplemento

Gracias a todos los que han confiado en KilosOut.