SUSPENDIDO EL SERVICIO DE VENTA ONLINE POR EL COVID-19. Pero seguimos trabajando en ayudarte a descubrir tu mejor versión, ¡llámanos!

¿PROBLEMAS PARA IR AL BAÑO? - Kilosout

15 abril, 2020por Nela
portfolio_08-1280x853.jpg

Mmm… dichoso confinamiento… que no sólo nos trae la preocupación de lo que está pasando sino que además quien sufra de estreñimiento puede que se le este agravando (en España, afecta al 12-20% de la población y es el doble de común en las mujeres y el triple en mayores de 65 años)

Así que el estreñimiento: un trastorno frecuente…y en general se define la existencia de estreñimiento cuando se presentan menos de 3 deposiciones por semana, o las deposiciones son pequeñas, duras y secas. Pero en este ritual diario de ir al baño cada uno lo vive o sufre a su manera, lo importante es tener presente que los hábitos intestinales no son iguales para todos. Debemos observarnos y nunca obsesionarnos ni comparar este ritual con familiares o amigos… ya que puede que nuestro ritmo intestinal sea distinto al de vecino… Hay personas que van al baño cada 2 días y otras 2 veces al día y ni una ni la otra deben porque tener un problema intestinal.

En tiempos de encierro y cuarentena por coronavirus donde (casi) no podemos salir de casa, ni hacer nuestra vida normal de siempre, puede que aparezca (una vez más) este problema de salud, más aún si, ya de por sí, se es propenso a padecerlo. Y ¿por qué? Principalmente por cambios de hábitos en estos días que afecten a los 3 pilares básicos del estreñimiento:

HIDRATACIÓN, FIBRA Y MOVIMIENTO.

La Federación Española del Aparato Digestivo (FEAD) nos ofrece pautas alimentarias y claves necesarias (publicadas recientemente, el pasado 9 de marzo) basadas en los 3 pilares que ya os hemos comentado, para afrontar y evitar el estreñimiento, así que no son malas las noticias y podemos poner soluciones desde casa a combatir y prevenir este problema:

  1. Hidratación: como ya me habéis “leído” y “oído” miles de veces, somos AGUA y debemos beber agua porque nuestro cuerpo lo necesita para muchas de sus funciones y el aparato digestivo en concreto,  más aún,  para evitar problemas de estreñimiento. Es necesario beber para ayudar a que la fibra que ingerimos funcione mejor.
  2. Alimentación: debemos aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra (frutas, verduras, legumbres) y de cereales de grano integral o grano entero. «La fibra incrementa en mayor grado la masa fecal. Por ello, su consumo aumenta la frecuencia de defecación y reduce el tiempo de tránsito intestinal», informa FEAD.
    • Tomar al menos dos raciones de verduras al día y tres de fruta. Las verduras es mejor que una de esas raciones sea en crudo (ensalada por ejemplo). Y las frutas, es mejor tomarlas enteras y con piel cuando sea comestible ya que la fibra se encuentra en su mayoría en la pulpa y en la piel.
    • Evitar consumo de ultra procesados sobre todo que contengan grasas trans (bollería, fritos) o una gran cantidad de azúcar.
    • Reducir también el consumo de sal (nos deshidrata).
    • La ingesta de aceites vegetales (nuestro AOVE es el top de los aceites) ayuda también a suavizar las heces.
  3. Ejercicio: Es fundamental que confinados en casa, nos movamos todo lo que podamos y que practiquemos ejercicio físico, por supuesto acorde con nuestra condición física (no pretendamos hacer ahora maratones de tablas fit y cardio 😃)

Lo importante es moverse y evitar estar sentados o tumbados la mayor parte del día.

Y unos últimos consejos podrían incluir:

  • No ir al baño cuando se tiene que ir… ahora no hay excusa, antes nos podía “pillar” en la calle o en un “mal sitio”, aprovecha ahora que estas en casa para regularizar tus horarios, tomarte tu tiempo y no retrasar el momento si el cuerpo te lo pide.
  • Pregunta a tú medico porque existen patologías (no directamente relacionadas con el aparato digestivo) que pueden tener efectos sobre el estreñimiento, como la diabetes, el Parkinson , el hipotiroidismo o algunos tipos de cánceres.
  • Ojo con los laxantes, algunos, si los tomamos en exceso pueden producir el efecto contrario o que nuestro intestino se acostumbre a ellos y ya no sepa “movilizarse” sin ayuda extra. Consulta a tu médico o farmacéutico para que te indiquen el más acertado según tu caso.

por Nela

Directora Ejecutiva de Kilosout.