ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 80€.

¡BENDITA AGUA! - Kilosout

23 mayo, 2017by Nela
botella-de-agua-1280x707.jpg

Van subiendo las temperaturas y el verano está a la vuelta de la esquina y no queríamos dejar pasar el remarcar, la importancia del agua y de los líquidos en nuestro día a día y más si estamos en un proceso de perdida de peso.

¿Realmente bebes el agua que debes? Mídelo un día y te sorprenderías…

Somos agua. El agua constituye más de dos terceras partes del peso del cuerpo humano. Sin agua, los seres humanos morirían en pocos días. Todas las células y órganos necesitan agua para funcionar. Por esta razón es importante hidratar nuestro cuerpo a lo largo del día y preferiblemente con AGUA y no de otras fuentes como refrescos, café, zumos ó bebidas alcohólicas (¡deshidratan!). La recomendación es beber al día 2-2.5 litros para evitar que nuestro cuerpo se deshidrate. Aunque varía según la edad, sexo, actividad física y por supuesto época del año, como la que ahora comenzamos.


La deshidratación tiene un impacto muy negativo en nuestra salud. Fijaros en las funciones del agua en nuestro cuerpo y en las consecuencias de su falta.


Responsable de la eliminación de toxinas y lubricante ¡cuida tu aparato digestivo! Nos ayuda en nuestras digestiones neutralizando el exceso de ácido de nuestro estomago y evitando reflujos. Gracias al sudor o a la orina, el agua ayuda a reducir las toxinas que se acumulan en nuestro cuerpo. También nos previene del estreñimiento porque ayuda a movilizar los alimentos a través del intestino


Suprime el apetito y ayuda al cuerpo a metabolizar las grasas. Estudios realizados por la Universidad de Birmingham(Obesity Journal, 2015) demuestran la eficacia de beber un buen vaso de agua media hora antes de las comidas, en dietas hipocalóricas en tratamientos contra la obesidad. A veces los “dolores de hambre” son signos de deshidratación, podemos confundir la sensación de sed con hambre, ya que es similar y en realidad lo que el cuerpo está pidiendo es líquido.


Ejercicio físico y Articulaciones: Si estamos deshidratados sufre nuestro rendimiento al hacer ejercicio y aumentamos la fatiga, ojo con no beber lo suficiente ya que con la sudoración perdemos líquido y más aún en verano. Así mismo, nuestras articulaciones necesitan hidratación para un perfecto estado de nuestro líquido sinovial que llena el espacio entre los huesos y proporciona alimento a la articulación y el cartílago.


Reguladora de nuestra temperatura. El agua regula la temperatura corporal a través de la transpiración. Beber provoca termogénesis, es decir, la producción de calor del organismo. Explica el doctor Sorrentino (Universidad de Milán) donde sus investigaciones han demostrado que beber medio litro de agua a temperatura ambiente al día, hace que la tasa metabólica aumente un 30% ,es decir, la velocidad a la que las calorías se queman para producir energía.


Contra la retención de líquidos: falta de agua puede causar dilatación de las venas en épocas donde las temperaturas son más altas disminuyendo la capacidad de retorno venoso, produciendo hinchazón en las piernas e incluso dolor y pesadez. Aparte de nuestra actividad física, estilo de vida, estrés, cambios hormonales durante la menstruación o ingesta de fármacos … nuestra ingesta de agua juega un papel crucial en este proceso de la retención de líquidos.


  • Beber poco a poco a lo largo de todo el día. La sensación de sed que nos envía el cerebro es una alarma de que, en realidad, ya ha habido una pequeña deshidratación corporal. No esperes a tener sed.
  • Siempre a mano una botella de agua, en el bolso, en el trabajo y en casa.
  • Bebe infusiones y consume alimentos ricos en agua y no abuses de la sal.
  • Ponte alarmas en el móvil o recordatorios.
  • Añade rodaja de lima, limón, pepino o frutos rojos para darle sabor al agua si no te gusta mucho beber.
  • Un vaso de agua en tu mesilla de noche y bébetela nada más levantarte.



¿Nos tomamos un vaso de agua?